Usted está en:

  1. -
  2. Pautas para abordar de manera positiva los enfados

Pautas para abordar de manera positiva los enfados

Consulta

Mi hija tiene síndrome de Prader Willi y 8 años, y a menudo se enfada. Se enfada de un modo muy fuerte, rompe todo lo que tiene a mano y cada vez ha ido a peor. Estamos preocupados de saber manejar esos cabreos porque al final, acabamos gritando todos y sin solucionarlo ya que al poco tiempo se repiten. ¿Pueden ayudarnos?

Respuesta

La solución está en el entrenamiento. La práctica continuada de modos diferentes de hacer. Esta práctica no ha de ser durante los cabreos. Ha de realizarse, cuando las emociones tienen menor intensidad tanto las positivas como las negativas, se trata lo fácil para ir aumentando la complejidad, hasta llegar a ponerlo en práctica en esos cabreos que tiene vuestra hija.

¿Cómo se hace este entrenamiento llegados al punto de aplicación en la ira?

Vamos a seguir unos pasos:

  1. Vamos a enseñarle algunos juegos para que adquiera vocabulario de diferentes emociones.
  2. Le contaremos sobre cada emoción, cómo es y para qué nos sirve.
  3. Debajo de cada emoción, hay algo que queremos y no tenemos, una necesidad. Esto es muy importante explicarlo, dado que la emoción nace de esta necesidad no satisfecha.
  4. Una vez llegados a este punto, comenzaremos el entrenamiento. El primer paso será que coja el hábito de sentir lo que siente y que le ponga un nombre.
  5. Ahora viene la identificación corporal, es decir, dónde siente lo que siente y cómo es ese sentir.
  6. En este punto, se retrocede un poco para ver cuándo, dónde y por qué empezó a nacer esa emoción.
  7. Una vez analizado, vamos a utilizar el movimiento como neutralizador de la ira (en el caso de vuestra hija). Esto es, por ejemplo, que comience a caminar mientras habla por la casa.
  8. Una vez que este comportamiento de caminar se ha llevado a cabo y que hemos observado que la emoción ha bajado de intensidad, le preguntaremos cómo se siente ahora, con el objetivo de que se observe a sí mismo cuál es su emoción ahora.
  9. Pregúntale ahora qué le apetecería hacer, y hágalo en la medida de lo posible.
  10. Cada vez que se produzca esa emoción disruptiva, repitan este ejercicio.
  11. Ahora es cuando ella comenzará a sentirse mejor y con autonomía y control sobre aquello que le sucede.

Consultas relacionadas